abril 09, 2013

JOSE LUIS SAMPEDRO, la emoción es primero.

Mi abuela decía que hay un tiempo para todo. No sé muy bien por qué, estoy en tiempo de pérdidas.
 
Intentando poner orden entre mi cabeza y mi corazón, escuché en la radio que Jose Luis Sampedro murió el domingo, hoy ha sido incinerado en la más estricta intimidad.
 
Tuve el placer de leer varias de sus novelas, escuchar algunas de sus conferencias y pude verle una vez, en León, el 3 de octubre de 2008. Aquí dejo las notas que tomé aquel día de sus palabras, más que palabras.
 
Hay un tiempo para todo, cierto. Esperando que llegue el tiempo de reír... me permito el lujo de llorar, es bueno drenar las heridas.
 
"La emoción es primero. Primero se siente y después viene lo demás, el pensamiento, que se estructura en palabras. Creo que todos los animales piensan y todos los seres vivos sienten, pero la palabra es lo que nos distingue de los primates (tan comunes genéticamente a los seres humanos) La palabra, el lenguaje, es una conquista lograda a lo largo de generaciones...
Los escritores tenemos la palabra, a quien debemos un mundo cultural; incluso el mundo natural nos viene dado por la palabra, lo interpretamos. Conocemos fragmentos del mundo y así lo reconstruimos, INTERPRETAMOS la realidad...
Ortega dijo: "Yo soy yo y mis circunstancias" las circunstancias...la visión del mundo. Los griegos vivían en un mundo plano, esa era su realidad; siglos después Copérnico, Kepler, Newton descubrieron lo que ahora todos sabemos y que es distinto al mundo en el que vivían los griegos, ese mundo es nuestra interpretación del mundo. En los últimos cien años hemos pasado de la visión de Newton del mundo, funcionando como un reloj, a la relatividad de Einstein. La ciencia contemporánea, la física, tiene una visión taoísta del vacío y la energía. "El vacío no es la nada, sino una substancia" En una millonésima de milímetro entra un fotón de energía...
La palabra nos sitúa de un mundo a otro, ¿cuál es la verdad? no lo sabemos. La verdad es aquello en lo que creemos, cada uno tiene su propia verdad, la verdad es relativa. Actualmente hay una guerra contra el relativismo impulsada por quienes son contrarios a él; lo contrario del relativismo es el absolutismo: el pensamiento único...
El relativismo es la libertad. Si no se tiene libertad...no hay vida.
En 1923, Einstein vino a España, se le invitó a cenar en una residencia de estudiantes y se sentó entre el rector y un estudiante que hablaba muy bien francés: Tono, quien estuvo toda la cena hablando con él. Al finalizar le preguntaron a Tono de qué habían hablado, y él dijo de Einstein "es un tipo muy agradable, hemos estado de acuerdo en todo porque todo es relativo".
La vida es el valor supremo y tenemos el derecho y el deber de defenderla; de defender nuestra vida siendo fieles a nosotros mismos. Para vivir nuestra vida pedimos la libertad.
Cumplir nuestro ideal, en mi caso, "hacerme lo que soy" a pesar de no saber muy bien qué es lo que somos, por eso nos equivocamos a veces. Nada ni nadie nos dice qué tenemos que hacer, pero sí que sabemos lo que NO tenemos que hacer...
La libertad se puede comparar a una cometa. La cometa vuela porque está atada a una cuerda; una cometa sin cuerda no puede volar. La cuerda es la responsabilidad, la libertad sin responsabilidad se convierte en una arbitrariedad. ¿Qué guías tenemos para esa resonsabilidad? los valores. Los valores son creencias que pueden impulsarnos hacia adelante, respetando ideas que tengan un valor superior...
 
Cada cultura tiene sus valores, actualmente estamos ante "la decadencia de occidente", como ya pasó con Roma. La crisis actual, el miedo de Europa y América, de este miedo se aprovechan para privar de libertad a las gentes. Se habla de derechos humanos pero en realidad se desprecian los derechos humanos, hay un doble rasero moral. En EE.UU. ahora sale dinero de debajo de las piedras para que no se hundan los banqueros que se han enriquecido haciendo que el sistema se tambalee, si ese dinero fuera necesario para terminar con el sida en Africa, para aportar cultura...no habría cientos de millones de dólares, ni siquiera cientos... Si alguno piensa que soy antiamericano, no, soy antibush, como más de la mitad de los americanos, así que no soy tan antiamericano...

  La palabra permite construir un segundo mundo cultural y también cosas intangibles como son las ideas, los valores, esto nos permitirá aceptar unas formas de vivir y rechazar otras. Las ideas nos llevan a plantear problemas. El hombre de hoy es un ente de razón. Yo no creo en la dualidad cuerpo y alma, todo lo que se atribuye al alma lo proporciona la razón, y en cuanto a la inmortalidad... es muy aburrido vivir eternamente; dentro de poco moriré, soy consciente, y no tengo ningún miedo, aunque sí me preocupan las personas que queden aquí."