septiembre 22, 2011

LLEGA EL OTOÑO

Está a punto de despertar, pintará cada bosque de los colores que más le gustan; nos surtirá de frutos secos, llenará las estanterías con naranjas, mandarinas, granadas, peras conferencia en su punto y manzanas reineta (las mejores para la repostería o asar en el horno)

Me gusta el otoño, a pesar de que los días se hagan pequeños, dormiremos una hora más para compensar la que nos robaron cuando llegó la primavera. Lo prefiero mil veces a cualquier otra estación, aquí la primavera pasa inadvertida y el verano trae demasiados grados. En septiembre todo vuelve a ser apacible y rutinario, llega octubre con olor a mercado medieval y noviembre está lleno de castañas.

A quien esté triste porque el verano llega a su fín, le aconsejo que salga al bosque y contemple cómo la vida madura con su máximo esplendor justo antes de desaparecer... Tal vez así nos pasa también a los humanos.