abril 27, 2009

DE CINE

Fin de semana de cine

Ingredientes:



1.-Regalices rojos y en la gran pantalla una historia que entretiene, la sombra del poder, film con tintes políticos, periodísticos y de investigación, nada espeso, y con muchos giros inesperados, con Rusell Crowe y Ben Affleck, mejorables, pero muy creíbles, que no os podeis perder, sobre todo los amantes del suspense y la acción.






2.- Un lugar tranquilo, buena compañía y leña para la chimenea.

3.- Sofá confortable para escuchar, con sonido envolvente, la lista, después de los primeros minutos se acaba toda la gracia de innovación dejando paso al thriller barato y poco arriesgado. Aparentemente innovador y original cada nuevo giro es, al contrario, bastante ridículo y tremendamente tópico. En resumen: una película para dormirse.

4.- Vuelta a casa, en carroza actual, para una cita con la duquesa. Película de gran belleza estética, paisajes ingleses, fantásticos decorados y palacios son una delicia para los ojos, además de contar con un vestuario que ganó el Oscar en este apartado, de los más elaborado y muy bien acompañado de maquillaje y peluquería. A Keira Knightley le van las pelí­culas de época y en esta ocasión no decepciona.


Así da gusto empezar la semana...

abril 22, 2009

CAMINO




Fantástica la película que dirige Javier Fesser. Lo que más me ha gustado es la puesta en escena de dos ideas paralelas y tan divergentes como el ying y el yang. El primer amor, con el que la vida brilla, y el fanatismo, que oscurece de miedo cualquier existencia, nublándolo todo.
Sin duda refleja un hecho dramático y cruel: la enfermedad mortal de una niña, su dolor físico, en el que algunos sectarios religiosos se regodean viendo una prueba del "amor divino".
El amor es otra cosa, los dioses lo saben bien.

abril 14, 2009

GRAN TORINO



Clint Eastwood se apunta un nuevo tanto en su exitosa carrera como director. A sus 79 años, el maestro Eastwood lo ha vuelto a hacer, ha conseguido darnos una nueva lección de maestría que sólo los grandes son capaces de conceder; el secreto: elegir historia a las que sólo él sabe sacar partido, una historia propia de telefilme barato venida a obra maestra.
El Gran Torino, por su parte, bien podría haber pasado desapercibida: una temática superficial llena de topicazos, una realización poco cuidada y unos actores de reparto poco experimentados son los retazos de un filme que Eastwood ha conseguido convertir en una historia humana y llena de valores: magia, emoción, humor y un sentimentalismo muy alejado de la ñoñería y, sin embargo, muy cercano al realismo.
Su ovación al perdón y al arrepentimiento de una sociedad apesadumbrada por crímenes pasados y atrocidades cometidas en tiempos donde la guerra y los odios regían el sino de un país, actualmente inmerso en pleno proceso de trasformación tras el nuevo nombramiento de su presidente afroamericano.
Vale la pena ir al cine para verla.

abril 03, 2009

DUPLICITY



La historia es muy simple: dos agentes enamorados, que por sus trabajos no pueden confiar ni en su propia sombra, que planean el plan perfecto para engañar y quedarse con algún motín corporativo. Interesante ¿verdad?
Pues no, después de 125 minutos de paisajes europeos, planes que no acaban, romance desconfiado, lo único que queda es un thriller tímidamente orientado hacia la comedia que aborda el tema de la transición del espionaje político al espionaje industrial y de la adaptación y reciclaje de los profesionales de uno en otro, consiguiendo un resultado interesante, aunque irregular, en el que pesan algunos defectos, como el confuso guión.
Los actores están bien.

ABRI...



El tiempo es el mejor autor: siempre encuentra un final perfecto. (Charles Chaplin)