diciembre 21, 2007

FELIZ NAVIDAD


Creo que este año he tenido más celebraciones, comidas, fiestas, cenas y jolgorios navideños que en todos los anteriores juntos. Y aún no es veinticinco. Hoy llega oficialmente el invierno, aunque por estos lares norteños se ha dejado notar desde hace semanas.
Frío, helada, niebla. Árboles desnudos observan cómo se adornan escaparates, bombillas de colores flotan entre edificios. Siempre me ha gustado la navidad. Cuando era pequeña venían de Barcelona mi abuela y mi tío. Después de cenar subíamos a casa de mi tía Maruja, allí siempre había un abeto grande y auténtico, lleno de bolas de cristal (al menos eso me parecía a mí, que eran de cristal)

Otras veces íbamos a casa de mis abuelos, en Valencia de Don Juan, mi abuelo Felipe siempre tenía los bolsos llenos de nueces y caramelos. Algún año comimos las uvas en la casa de la aldea.

Como quien no quiere la cosa me casé, volví a vivir siendo vecina de mi tia Maruja. Subíamos a cenar con ellos en Nochevieja, conocí al Olantxero, un tipo la mar de simpático que siempre llega con regalos.

Nació Andrea y nos mudamos a una casa nueva; desde entonces las dos paseamos viendo belenes, juguetes y cabalgatas de reyes. Aunque me temo que este año, si quiero ver a los reyes tendré que ir con mis sobrinas.

Feliz Navidad para todos, y a quien no le gusten estas fechas...paciencia, enseguida da la vuelta el calendario.

diciembre 16, 2007

PETER PAN



CADA VEZ QUE hay luna llena yo cierro las ventanas de casa, porque el padre de Mendoza es el hombre lobo y no quiero que se meta en mi cuarto. En verdad no debería asustarme porque el papá de Salazar es Batman y a esas horas debería estar vigilando las calles, pero mejor cierro la ventana porque Merino dice que su padre es Joker, y Joker se la tiene jurada al papá de Salazar.

Todos los papás de mis amigos son superhéroes o villanos famosos, menos mi padre que insiste en que él sólo vende seguros y que no me crea esas tonterías. Aunque no son tonterías porque el otro día Gómez me dijo que su papá era Tarzán y me enseñó su cuchillo, todo manchado con sangre de leopardo.

A mí me gustaría que mi padre fuese alguien, pero no hay ningún héroe que use corbata y chaqueta de cuadritos. Si yo fuera hijo de Conan, Skywalker o Spiderman, entonces nadie volvería a pegarme en el recreo. Por eso me puse a pensar quién podría ser mi padre.

Un día se quedó frito leyendo el periódico y lo vi todo flaco y largo sobre el sofá, con sus bigotes de mosquetero y sus manos pálidas, blancas blancas como el mármol de la mesa. Entonces corrí a la cocina y saqué el hacha de cortar la carne. Por la ventana entraban la luz de la luna y los aullidos del papá de Mendoza, pero mi padre ya grita más fuerte y parece un pirata de verdad. Que se cuiden Merino, Salazar y Gómez, porque ahora soy el hijo del Capitán Garfio.
Fernando Iwasaki (2004) "Ajuar funerario"

diciembre 11, 2007

ENSUEÑOS



De aquel desierto lejano se evaporó la alegría del reino marino, un pez quedó atrapado en la pelota del tiempo, fosilizado. Ahora, dicen, haber encontrado un arca donde, otra Pandora, guarda la tristeza del sol.