diciembre 19, 2005

KILÓMETRO CERO...


En la madrileña puerta del Sol con Pepe, Nuria y Andrea.
Es precisamente la posibilidad de realizar un sueño lo que hace la vida interesante

diciembre 16, 2005

EDUCACIÓN SOCIAL





Se trata de una disciplina científica que se desarrolla en el marco general de la Educación y que enseña a preparar a los individuos para su vida social y a intervenir educativamente en algunas circunstancias sociales especialmente conflictivas para la calidad básica de la vida humana de ciertos grupos sociales. Tiene como finalidad el desarrollo de la sociabilidad de la persona.

La filosofía que inspira las funciones del educador social es la defensa y desarrollo de los derechos humanos en sus distintas evoluciones. Entre estas funciones sería preciso distinguir:

Elaboración y evaluación de programas de atención a poblaciones de riesgo.
Diseño y aplicación de programas de atención a personas con discapacidad.
Diseño, aplicación y evaluación de proyectos socioeducativos dirigidos a personas en situación de exclusión social.
Diseño y aplicación de programas de atención a personas mayores.
Desarrollo de las capacidades requeridas por la sociedad de la información y de las nuevas tecnologías.
Promoción de la vida asociativa y del tejido social.
Coordinación y gestión de recursos institucionales.
Promoción de la adquisición de conocimiento, actitudes y destrezas de acuerdo con las necesidades emergentes de la sociedad.
Diseño, aplicación y evaluación de programas de habilidades sociales, de crecimiento personal y de educación para el ocio y tiempo libre.
Diseño, aplicación y evaluación de programas para el conocimiento y conservación del medio ambiente y del desarrollo sostenible.
Formación para el desarrollo comunitario.
Educación multicultural y para la convivencia.

¿CÓMO TRABAJAMOS?

Trabajamos por y para personas.
Nuestro trabajo se realiza junto a otros profesionales relacionados con el campo de lo social y del desarrollo a nivel personal. Algunos de estos profesionales son Psicólogos, Pedagogos, Sociólogos, Trabajadores Sociales,..(eso no implica que cada uno de estos tenga su propio espacio de trabajo delimitado). La principal tarea que realizamos se centra en programas de intervención y de prevención, pero elaborar un programa no es tan sencillo como parece.

PROGRAMAR SIGNIFICA DISEÑAR LAS LÍNEAS BÁSICAS DEL TRABAJO A REALIZAR:
A) Análisis de la realidad, recogida de información:
Identificación de problemas y necesidades.
Quiénes están dentro de esa realidad.
Agentes que van a intervenir.
B) Diagnóstico:
Objetivos del programa.
Recursos disponibles (materiales, humanos, económicos,..)
Desarrollo teórico del programa en sí.
C) Puesta en práctica.
D) Evaluación.
El Educador Social es un conocedor de técnicas, lo que implica una formación teórica en profundidad. Actúa con todo tipo de públicos y su acción se desarrolla tanto en ambientes naturales como urbanos.
La intervención del Educador Social tiene dos dimensiones que pueden denominarse preventiva y de tratamiento. Las acciones preventivas son aquellas dirigidas a colectivos más o menos amplios que tienen como finalidad ayudar a la autoformación de sus miembros y a que se creen o refuercen situaciones o contextos que favorezcan el desarrollo comunitario y de cada una de las personas que forman parte del grupo social en cuestión. Las acciones del segundo tipo son aquellas que se dirigen directamente a personas o colectivos en situación de conflicto y que intentan ayudarlo en su formación, en orden a ir mitigando la situación en la que se encuentran en lo que compete a los aspectos educativos, con la finalidad de que puedan llegar a ser ellos mismos quienes resuelvan tal situación problemática.
DISTINCIÓN ENTRE EDUCACIÓN SOCIAL Y TRABAJO SOCIAL
El Educador Social atiende a las relaciones interindividuales y grupales en los ámbitos institucional, social y de desarrollo comunitario; utilizando métodos psicopedagógicos a fin de contar con un conjunto fundamentado y sistemático de acciones educativas no convencionales orientadas al desarrollo adecuado y competente de la socialización de los individuos, así como a dar respuesta a sus problemas y necesidade sociales.
El Trabajador Social se ocupa del bienestar social de las personas, la salud y su calidad de vida. Profundiza en aspectos de derecho administrativo y políticas sociales a fin de promover o restaurar una interacción mutuamente beneficiosa entre individuos y sociedad para aumentar la calidad de vida de todos.

Si planificas por un año, siembra trigo;
si planificas por una década, planta árboles;
si planificas por una vida, EDUCA PERSONAS.

diciembre 09, 2005

EL REALISMO MÁGICO


El "realismo mágico o realismo fantástico" se ha configurado como una de las corrientes estéticas de mayor relevancia durante todo el siglo XX. Su influencia se prodigó en la pintura, el teatro, la literatura y cuantas artes plásticas se han ido desarrollando. Posiblemente ha sido en el campo de las letras donde caló con más fuerza, y en especial en las letras hispanas. Si estás interesado en conocer todo lo que atañe a esta corriente artística, sus orígenes, su concepto, sus autores, sus obras, sumérgete en cuantos enlaces te proponemos y déjate llevar por la magia de la literatura.



"Realismo mágico" es un término acuñado por el crítico alemán Franz Roh en 1925. En un principio el ambito de aplicación de la expresión se circunscribía a la pintura y dentro de él encontramos nombres como Morandi, Chirico, Carrá, Grosz Beckman, Dix, Jeanneret, Picasso, Dalí, Ponce de León, Maruja Mallo. Sin embargo pronto se extendió a las demás artes entrando de lleno en el terreno de las letras, especialmente las letras hispanas que se desarrollaron durante los años cincuenta a setenta.Podríamos definir la expresión "realismo mágico" como aquella corriente artística que pretende ver y hacer ver que lo común y cotidiano tiene un componente extraño, atemporal y fantástico. Con este concepto aplicado al arte el autor literario parece defenderse de la fria existencia de lo domestico y vulgar mediante guiños hacia lo irreal, lo antinatural, en un marco de ilusionismo que en absoluto pretende encerrar un trasfondo morboso sino más bien un plácido sentir de lo mágico entre nuestro diario existir.El hermoso discurso del realismo mágico encuentra precisamente su mayor atractivo en el hecho de que en modo alguno el autor perteneciente a esta corriente vaga por mundos de fantasía, en los que por otra parte sería fácil enmarcar encantamientos y apariciones, sino que muestra la realidad tal y como es, con escrupulosa sinceridad incluso en sus aspectos más increíbles o fantásticos.Entre los numerosos escritores que se han movido en esta corriente estilística se encuentran algunos de los más afamados e influyentes del siglo XX: Los hispanos Gabriel García Marquez, Alejo Carpenter, Miguel Angel Asturias, Carlos Fuentes, Alvaro Cunqueiro, Sanchez Ferlosio, el italiano Italo Calvino o el francés Boris Vian.En los último tiempos el "realismo mágico" parece haber sido sustituido por los llamados "Autores del crack", sin embargo siguen saliendo autores que manifiestan su clara pertenencia a esta corriente literaria. Entre estos destaca de manera muy especial la escritora indú Arundhaty Roy que con su novela "El Dios de las pequeñas cosas" ha irrumpido con una fuerza inimaginable en el mundo de las letras.



Obras representativas:


Cien Años de Soledad, Gabriel García Márquez.

El reino de este mundo, Alejo Carpentier.

El hombre de maíz, Miguel Ángel Asturias.

La casa de los espíritus, Isabel Allende.







¡JÁ! QUÉ MATE... (Ana C. González)



Querida amiga,

Llevo días intentando escribir para contar lo que a continuación leerás. Primero pensé que mejor no escribía nada y cuando estuviéramos juntas te lo explicaba. Ahora está la duda de si empiezo por el principio o por el final...

Teniendo en cuenta que el inicio y el desarrollo de la cuestión lo conoces, iré al desenlace final (si te sigues preguntando, intrigada, de qué estoy hablando es del tema: Jesusito ya no de mi vida).

Sabes de todas las dudas que se han ido acumulando en mi cabeza respecto a las “extrañas” circunstancias que rodearon nuestra relación desde el principio... las cosas fueron torciéndose, aunque ahora creo que estaban curvadas ya en su origen y no hay peor ciego que el que no quiere ver (en este caso, la ciega era yo).

Su habilidad, para hacerme sentir, bien anulaba cualquier resquicio de funcionamiento neuronal en mi cerebro. Reconozco mi ingenuidad. En cualquier caso, lo bueno de ir de ilusa por la vida es que, de cara a la galería, piensan que no vas a ser capaz de atar cabos...y eso hace que “la galería” cometa errores. Errores que yo iba archivando en mi memoria; cuando hubo suficiente información acumulada ésta se transformó en conocimiento y decidí actuar en consecuencia.

Él me acostumbró a tenerlo a “ratitos” (estaba muy ocupado con sus asuntos) y yo creía todas sus excusas; aún así me daba cuenta de situaciones extrañas. Cada vez que le decía algo al respecto, o se callaba, o lo achacaba a sus “circunstancias”. Tenía ganas de estar solo, no quería abusar de mi paciencia, etc, etc...¡fíjate! que buena persona...sus constantes desapariciones eran para que no me cansara de su monótona verborrea. Ninguna paciencia es infinita y la mía, mayor de lo normal, tampoco.

Un fin de semana en el que, como de costumbre, no apareció, me cansé de ser Penélope en espera de Ulises y fui a ver el mar. El paisaje marino me ayuda a organizar las ideas. Decidí olvidar aquella historia de pareja en la que sólo funcionaba una parte: la femenina. Para mí es más fácil recoger velas cuando tengo a la vista el puerto, en caso contrario: cuando me quedo sola en el océano, suelo naufragar. Así que empezó la partida de ajedrez: femenino vs masculino. Le dejé las fichas blancas y empezó a mover.

Durante el tiempo que duró la partida, aprendí a observar sus movimientos, palabras, reacciones y silencios...Es muy hábil seduciendo, un as de la mentira, un Don Juan venido a menos.

Me sorprendía que pasara tanto tiempo delante del ordenador, diciendo trabajar, cuando no avanzaba en sus labores. En la era tecnológica que vivimos encontró un mercado floreciente virtual. La red está llena de mujeres solitarias y de cazadores sin corazón.

No es difícil acceder a correos electrónicos ajenos cuando te han facilitado las claves para el “ábrete sésamo” (ventajas de mi ingenuidad, no creyó que fuera capaz). Lo que descubrí me asombró, no tanto por saber hasta qué punto mentía, sino porque confirmaba mis sospechas respecto a él...y si así era en el terreno virtual... lo tomé como una referencia para investigar su realidad.

En una ciudad pequeña, como la mía, tarde o temprano alguien te dice que ha visto al Sr. X acompañado, o salir con frecuencia de un portal. El Sr. X, como podrás adivinar, es Jesusito ya no de mi vida. Pasé una tarde sentada en el banco de una plaza donde está el portal del que le habían visto salir... Él me comió una torre, dijo estar “en el despacho de su abogado”.

Yo movía en el tablero, jugué con mi reina. Una llamada telefónica, una pregunta...sirve para levantar sospechas razonables.

El Sr. X jugaba a tres, o más, bandas. Resultó ser una tarántula experta en tejer tramposas redes, sin importarle nada, ni nadie. La partida dejó de ser “femenino vs masculino”; se transformó en la vieja historia: “el bien contra el mal”. Tanta filosofía respecto a las diferencias naturales entre los sexos hace olvidar las semejanzas humanas entre los géneros. Y en este punto, el bien y el mal, somos unisex.

Más que en el amor, la ceguera está en la dependencia, la obsesión; llegar a esta conclusión, es un camino personal e intransferible.

Con mi reina di jaque mate a su rey; las otras dos bandas decidieron seguir jugando, espero no caigan en el intento de hacer valer su dignidad.

Pronto nos veremos,
La reina de negras.

RELATO NARCISISTA



YO, MI, ME, CONMIGO (Ana Cristina González Rodríguez)

No digo que no me quisieran, no. Tal vez su peculiar manera de demostrármelo fue lo que me hizo recelar...

La duda no se lleva bien con mi luminosa, nítida y transparente fluidez de ideas. Escuchar de su boca: “eres la sirena que bracea en el océano de mis sueños” me parecía una insolencia detestable. Yo, inmensa y azul, comparada con una ridícula criatura inexistente. Tenía que hacer esfuerzos hercúleos para no arrojar en su rostro el contenido de mi estómago cada vez que susurraba: “mírate por dentro...eres preciosa”; tanto rayo X en su mirada debía haber producido un desgaste fatal en su retina; conseguía controlar mis jugos gástricos pensando que él no debía mirarse, ni por dentro ni por fuera. No obstante, conseguí apartarle de mi vida por la vía diplomática: “no me mereces”. No tuvo argumentos ante mi aplastante afirmación.

Poco tiempo después apareció un nuevo candidato, afortunadamente no hería mis oídos con frases empalagosas, lo cual es de agradecer. Me llevó tres citas comprobar que su monotemática conversación giraba en torno a él y su pasión: la velocidad automovilística...¡qué ordinario! Ignorar la presteza de mis neuronas por vehículos de cuatro ruedas. No me hizo falta la astucia y sagacidad que me caracterizan para deshacerme de su presencia. Hubo recorte de combustible y huyó veloz.

“No hay dos sin tres”, decía mi sabia abuela de quien heredé las virtudes cardinales que adornan mi presencia: prudencia, fortaleza, templanza, justicia y paciencia. Serenidad casi infinita que me ha permitido salir airosa del tercer encuentro en discordia. Fue el más hábil de todos en distintos campos: brillante, inteligente y tenaz. Su perseverancia me incomodaba, no por incansable sino por terco y tozudo. Una de mis múltiples cualidades es la constancia, pero el “tercer” confundía la persistencia con la rigidez y en cuestiones tan severas mi libertad estaba seriamente amenazada. Nada de recortes o sutilezas dialécticas. Un adiós con viento fresco fue más que suficiente.

Yo, mi, me, conmigo. Nadie más hace que sea libre, independiente y sin ataduras.